viernes, 8 de febrero de 2013

LA MUJER IDEAL


¿Cómo ha sido el prototipo de mujer ideal a lo largo de la historia? Esta curiosidad ha surgido a partir de la lectura del pasaje que comienza ... "Busca mujer hermosa, atractiva y lozana" incluido en el Libro de Buen Amor y en el que el Arcipreste de Hita nos ofrece el modelo de mujer medieval. Pero, ¿Cuál ha sido el ideal de belleza femenino en otras épocas? Y, ¿Por qué centrarnos en el retrato femenino y no el masculino? Comenzando con la segunda pregunta, os diré que habéis investigado sobre la imagen femenina porque ha sido la mujer en todas las épocas la protagonista de la poesía, la que inspiraba sublimes versos y las modelos en pintura y escultura (también aparecen hombres, pero la mujer tiene mucho más interés).
Por otra parte, resulta muy curioso ver como los cánones de belleza han ido variando dependiendo de cada civilización e influidos por circunstancias socioculturales. Como ya habéis investigado por vuestra cuenta, veamos ahora los modelos en cada periodo histórico:


Venus de Willendorf
LA MUJER DE LA PREHISTORIA

Gracias a los descubrimientos arqueológicos de diferentes esculturas denominadas Venus o diosas de la fertilidad hemos podido conocer el modelo ideal de mujer prehistórica, una mujer con los pechos y el vientre muy grandes y las caderas muy anchas. Y, ¿Por qué? Tal vez porque creían que una mujer así sería más fértil y tendría más posibilidades de sobrevivir al parto, criar mejor a sus hijos...





LA MUJER EN LA GRECIA CLÁSICA


El ideal estético del mundo clásico se basaba en dos principios básicos: la simetría y la proporción. En Grecia se entendía que el cuerpo humano era el ideal de belleza en el que todas las partes debían guardar una proporción armónica entre ellas. Este ideal estético se demuestra, sobre todo, a través de la escultura tanto femenina como masculina.

Las esculturas femeninas eran proporcionadas, de mujeres más bien robustas, ojos grandes, nariz, boca y orejas medianas, cabello ondulado detrás de la cabeza y senos pequeños y torneados.




LA MUJER MEDIEVAL

 En la Edad Media el ideal de belleza está influido por las invasiones bárbaras que mostraban la belleza nórdica de ninfas y caballeros. En esta época la moralidad cristiana imponía recato en las vestimentas y prohibía el uso del maquillaje (que se veía como pecaminoso). Resulta curioso que con estas ideas, un clérigo como el Arcipreste de Hita nos ofreciera el retrato ideal de una mujer maquillada y seductora:

»Busca mujer hermosa, atractiva y lozana,
que no sea muy alta, pero tampoco enana;
si pudieres, no quieras amar mujer villana,
pues de amor nada sabe, palurda y chabacana.

»Busca mujer esbelta, de cabeza pequeña,
cabellos amarillos, no teñidos de alheña;
las cejas apartadas, largas, altas, en peña;
ancheta de caderas, ésta es talla de dueña.

»Ojos grandes, hermosos, expresivos, lucientes
y con largas pestañas, bien claros y rientes;
las orejas pequeñas, delgadas; para mientes
si tiene el cuello alto, así gusta a las gentes.

»La nariz afilada, los dientes menudillos,
iguales y muy blancos, un poco apartadillos,
las encías bermejas, los dientes agudillos,
los labios de su boca bermejos, angostillos

»La su boca pequeña, así, de buena guisa,
su cara sea blanca, sin vello, clara y lisa;
conviene que la veas primero sin camisa
pues la forma del cuerpo te dirá: ¡esto aguisa![...]


   Por lo tanto, el ideal de mujer medieval tenía los siguientes rasgos: piel blanca, cabellera rubia y larga (aunque a veces aparece recogido), ojos vivos y risueños, nariz pequeña y aguda, labios rosados, cuello alto, silueta esbelta y caderas flexibles. 


LA MUJER DEL RENACIMIENTO

   

El Renacimiento supuso una revalorización del mundo clásico, lo que influyó en el modelo de mujer renacentista, que volvió a los principios de la armonía y la proporción. El retrato ideal lo tenéis en las imágenes de arriba con El nacimiento de Venus de Sandro Botticelli. Como veis, es una mujer de piel blanca, sonrosadas mejillas, cabello rubio y largo, frente despejada, ojos claros, labios rojos, senos pequeños, manos y pies pequeños. Este prototipo que aparece en la pintura también se daba en las otras artes. Así, en el mundo literario, el gran poeta Garcilaso de la Vega compuso los siguientes versos en los que retrataba a la mujer ideal, invitándola a disfrutar el momento antes de que el tiempo marchitara su belleza ("carpe diem"):

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,     
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazón y lo refrena;

 y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre;
       
 marchitará la rosa el viento helado.
Todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.  


LA MUJER DEL BARROCO

La época del Barroco estuvo caracterizada por la artificialidad, la apariencia, la coquetería. En esta época se pusieron de moda los perfumes, lunares postizos, peinados muy pomposos, encajes, ropas y zapatos suntuosos. También en este periodo nació la palabra maquillaje como sinónimo de truco o engaño. En cuanto al aspecto físico, hay una preferencia por una mujer con formas: mujeres rellenitas con grandes pechos y caderas, brazos carnosos y piel blanca. Rubens nos mostró ese modelo de belleza femenina con su famosa obra Las tres gracias, siendo una de esas gracias su propia mujer (la imagen de arriba).
El modelo femenino también se repite en los poemas barrocos del momento, como podemos apreciar en este famoso soneto de Góngora, que en un estilo más metafórico, propio del Barroco, vuelve a describir a una dama hermosa, exhortándola a que aproveche el momento:
Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido al sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lilio bello;

mientras a cada labio, por cogello.
siguen más ojos que al clavel temprano;
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello:

goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lilio, clavel, cristal luciente,

no sólo en plata o vïola troncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada

LA MUJER ACTUAL

       

El canon de belleza actual está muy influido por los referentes que vemos a través de los medios de comunicación: modelos, actrices, cantantes... En general, se nos ofrece una mujer muy delgada y alta como las que desfilan en la pasarela o mujeres operadas con grandes pechos, botox en los labios y con importantes retoques de cirugía estética. Afortunadamente estos clichés están variando porque las mujeres que vemos ahí no son las mujeres reales, porque una mujer puede sentirse atractiva sin pasar por el quirófano y teniendo más de una talla 36. 

  Como veis, el canon de belleza femenina ha ido variando dependiendo de las situaciones sociales, económicas y culturales de cada momento. El que existieran estos ideales no quiere decir que todas las mujeres fueran así, ni muchísimo menos. Había mujeres con distintas características físicas y de carácter. Este recorrido ha sido muy interesante porque estos modelos estéticos han influido en la literatura de cada momento (ya lo iremos viendo en este curso). Como veis os he dejado algunos poemas que reflejan el modelo femenino en algunas épocas (Edad Media, Renacimiento, Barroco) y como ya tenéis unos referentes os propongo ahora una ACTIVIDAD VOLUNTARIA: Realizar un poema de vuestra mujer u hombre ideal (os podéis inspirar en un personaje famoso, pero no necesariamente, ya que podéis ofrecer vuestro propio canon de belleza, describir al chico/a que os guste...) realizando una descripción física y si queréis también de carácter. El que quiera participar puede mandármelo al correo antes del 1 de marzo. Y recordad que aunque en todas las épocas ha existido un canon de belleza, la belleza está en nosotros mismos y afortunadamente no tenemos que parecernos a las mujeres de la pasarela para sentirnos atractivas y ser felices. No sigas esteotipos, sé tú misma. No te pierdas el poema De noche la esposa aclara de Gioconda Belli que he conocido gracias a Javier, http://lavidaqueyoveo2.blogspot.com. Leyendo este poema descubrirás que el físico no es lo más importante.



3 comentarios:

  1. Tras leer el soneto de Garcilaso, yo también les muestro la Venus de Botticelli, para que vean cómo el mismo canon aparece en poesía y en pintura. Luego leemos -y escuchamos- ese poema de Gioconda Belli titulado "De noche, la esposa aclara" (www.youtube.com/watch?v=GSpoXsFO15s), en el que se da una visión muy irónica del canon actual.
    Este poema me resulta interesante por dos razones: una, el hecho de que el yo lírico sea una mujer supone un cambio de perspectiva, y otra, escribir un poema de amor a la persona soñada es muy fácil, pero escribir un poema de amor a la persona con la que se convive día y noche ya es otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Javier por compartir conmigo el poema de Gioconda Belli, la verdad es que no lo conocía y me parece muy interesante para desmitificar todos esos modelos femeninos que nos ofrecen por los medios de comunicación y ofrecer un enfoque distinto, más allá del físico y más en contacto con la realidad.
    Saludos.
    Rosa.

    ResponderEliminar