lunes, 25 de febrero de 2013

JORGE GUILLÉN

                                                                 
                                                                            "Ser, nada más. Y basta".

Para conocer mejor la vida y obra de Jorge Guillén pincha en canales.elnortedecastilla.es/jorge_guillen, sitio en el además podrás escuchar la voz del poeta recitando sus obras. Vamos a ver ahora algunos poemas significativos de su trayectoria literaria:

                                                                                         LAS DOCE EN EL RELOJ


Retolicas
fondosg.com 
Dije: ¡Todo ya pleno!
Un álamo vibró.
Las hojas plateadas
sonaron con amor.
Los verdes eran grises,
el amor era sol.
Entonces, mediodía,
un pájaro sumió
su cantar en el viento
con tal adoración
que se sintió cantada
bajo el viento la flor
 crecida entre las mieses,
    más altas. Era yo,
    centro en aquel instante
    de tanto alrededor,
    quien lo veía todo
    completo para un dios.
    Dije: Todo, completo.

   ¡Las doce en el reloj!

               
     Cántico (1928-1950)




                  






 CIMA DE LA DELICIA

¡Cima de la delicia! 
Todo en el aire es pájaro. 
Se cierne lo inmediato 
Resuelto en lejanía.

¡Hueste de esbeltas fuerzas! 
¡Qué alacridad de mozo 
En el espacio airoso, 
Henchido de presencia!

El mundo tiene cándida 
Profundidad de espejo. 
Las más claras distancias 
Sueñan lo verdadero.

¡Dulzura de los años 
Irreparables! ¡Bodas 
Tardías con la historia 
Que desamé a diario!

Más, todavía más. 
Hacia el sol, en volandas 
La plenitud se escapa. 
¡Ya sólo sé cantar!
   Cántico

        
                                   
DEL TRANSCURSO

 

Miro hacia atrás, hacia los años, lejos,
y se me ahonda tanta perspectiva
que del confín apenas sigue viva
la vaga imagen sobre mis espejos.

Aun vuelan, sin embargo, los vencejos
en torno de unas torres, y allá arriba
persiste mi niñez contemplativa.
Ya son buen vino mis viñedos viejos.

Fortuna adversa o próspera no auguro.
Por ahora me ahínco en mi presente,
y aunque sé lo que sé, mi afán no taso.

Ante los ojos, mientras, el futuro
se me adelgaza delicadamente,
más difícil, más frágil, más escaso.

     Clamor. Tiempo de historia, (1957)
      


Puedes leer más poemas de Jorge Guillén entrando en la biblioteca ciudad Seva. No te los pierdas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario