lunes, 16 de enero de 2012

RETABLO JOVIAL


     La obra que vamos a leer este trimestre, Retablo jovial fue escrita por el escritor asturiano Alejandro Casona. Nacido en Besullo en 1903, la primera parte de su vida la ocuparon el estudio y la enseñanza, pero, a partir de 1931, se dedicará por entero al teatro.

     Casona escribió aproximadamente una veintena de obras teatrales, además de textos menores: adaptaciones literarias, guiones de cine, libro juvenil de poemas y una adaptación de leyendas de la literatura universal. Entre 1931 y 1936, Casona anima y dirige el Teatro del pueblo, compañía alentada por las autoridades culturales de la República, que yendo por pueblos y aldeas, se dedicó a representar obras de teatro clásicas adaptadas
     Su primera gran obra es Nuestra Natacha (1936). Otras obras destacadas de Casona (La barca sin pescador, La dama del alba, Los árboles mueren de pie) fueron escritas en su exilio americano. En 1962 regresa a España obteniendo un notable éxito de público y crítica.
    
     Entre las obras menores de Alejandro Casona ocupa un lugar significativo el Retablo jovial. Esta obra está en la línea de las antiguas farsas del teatro medieval francés, en las que los personajes encarnan de forma burlesca tipos universales que servían para entretener al público y hacerles pasar un buen rato. 

   Componen esta obra los siguientes títulos: Sancho Panza en la  ínsula,  Entremés del mancebo que casó con mujer brava, Farsa del cornudo apaleado, Fablilla del secreto bien guardado, Farsa y justicia del corregidor. Las dos primeras se escribieron para el Teatro del pueblo escritas entre 1931 y 1936. Las otras tres obras fueron escritas después de 1936, en el destierro americano del autor.

               
  Las cinco farsas remiten a obras literarias anteriores. Las tres primeras son adaptaciones de temas ya fijados literariamente (Don Quijote de Cervantes, el enxiemplo XXXV de El Conde Lucanor don Juan Manuel y el Decamerón de Boccaccio, respectivamente), mientras que las otras dos están plasmadas escénicamente con más libertad.

     Pero aunque Casona toma prestados personajes (Sancho, mujer brava, el cornudo…) y tópicos literarios (capacidad del saber popular para administrar justicia, crítica de las conductas femeninas, burlas de los maridos cornudos…), sabe dar a sus obras un tono propio: lenguaje directo, humorismo, didactismo inocente, toques poéticos o arcaizantes y capacidad para explotar situaciones humorísticas.

Escena de El cornudo apaleado
Escena de Fablilla del secreto bien guardado

     










   
    Nosotros vamos a acercarnos a estas farsas a través del arte escénico. Para ello, tenéis que hacer grupos y cada grupo se encargará de la representación de una de estas obritas. La puesta en escena será a finales del trimestre, por lo que disponéis de un par de meses para ensayar y preparar la obra. Tenéis a continuación unos consejos para afrontar la representación teatral:

     . En primer lugar, debéis realizar una primera lectura de la obra para comprenderla:  conocer el tema, las ideas, centrales, los ambientes, la interrelación de los personajes, etc. Una vez comprendida, repartid los papeles de forma equitativa y de acuerdo con vuestras capacidades. También debéis pensar en el decorado, el vestuario, la utilería, la música, los efectos especiales... 

      . Representar una obra de teatro es un trabajo en equipo en la que todos estáis implicados. Por lo tanto, no podéis actuar de forma autónoma sino en relación con los demás, porque todas vuestras actuaciones son importantes y condicionan el éxito o fracaso de la obra.

      . El equipo puede introducir las modificaciones que estime convenientes para adaptar la obra a sus posibilidades o deseos.

    
  . Para que la puesta en escena sea un éxito hay que preparar muy bien la obra. Debemos memorizar el texto, realizar ensayos periódicos, atender al código verbal y no verbal... En todo caso, organizad bien los ensayos y no lo dejéis todo para el final porque la precipitación no os conducirá a buenos resultados.

    . Recordad que en el texto dramático se encuentra el texto que memorizan los actores y las acotaciones. Estas últimas nos informan de los gestos, movimientos, entradas y salidas en escena... pero no hay que decirlas en escena, solo tenerlas en cuenta a la hora de actuar.
     
      . El día de la representación actuad con naturalidad: no os pongáis rígidos en escena, no deis nunca la espalda al público y tranquilizaos. Meteos en la piel de vuestro personaje, pues no sois papagayos que recitáis de memoria vuestro texto sino que tenéis que sentirlo e interpretarlo. Dejad los nervios a un lado. Mostrad a los demás vuestro talento, habéis trabajado mucho y ahora es el momento de demostrarlo. Disfrutad el momento.

     . Expresaos de forma clara, fluida, vocalizando adecuadamente y con la entonación adecuada. No griteis ni hableis bajito (a no ser que el guión lo requiera). Mantened un tono de voz adecuado para que el público os oiga. No os dejéis llevar por la precipitación, evitad soniquetes y ritmos monocordes, no alarguéis pausas innecesariamente...

     . En el teatro tiene gran importancia el código no verbal (los gestos, las expresiones faciales, los movimientos de las manos o el cuerpo, las entradas y salidas de escena...)Acompañad vuestras palabras con los gestos adecuados, evitando tanto la gesticulización excesiva como la rigidez extrema. La clave es la naturalidad en escena.

         . En la representación también son muy importantes los aspectos relacionados con la ambientación de la obra: decorado, vestuario, utilería, música, efectos especiales...Tenedlos en cuenta el día de la representación. También podéis crear el clima teatral entregando al público programas de mano o elaborando un cartel que informe sobre la obra que vais a representar.

     Bueno, espero que estos consejillos os ayuden en vuestra actuación. No olvidéis que para representar una obra es importantísimo el trabajo en equipo y que la constancia en los ensayos es una de las claves del éxito. Ánimo y mucha mierda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada