martes, 11 de octubre de 2011



        POEMAS DE Tomas Tranströmer,
              premio nobel de literatura 2011
                                                                  



   APUNTES DE FUEGO


Durante los meses tristes, centelleó mi vida sólo cuando hice el amor contigo.
Como la luciérnaga se enciende y se apaga, se enciende y se apaga- a medias puede uno seguir su camino
en la noche oscura del olivar.
Durante los meses tristes, estaba el alma desesperada y sin vida
pero el cuerpo caminó directo hacia ti.
El cielo de la noche rugió.
Sigilosamente ordeñábamos cosmos y sobrevivimos.







C-MAYOR

Cuando bajó a la calle tras la cita de amor           Eso creía él.¡¡Era libre!!
Soplaba la nieve en el aire.                                    Una música estalló.
El invierno había llegado                                       Y cruzó en al nieve arremolinada
Mientras hacían el amor.                                        con largos pasos.
La noche brilló blanca.                                           Todo el camino del tono C
Él caminó rápido y alegre.                                     Un tembloroso compás dirigido a C.  
Toda la ciudad inclinada.                                       Una hora sobre las heridas.
Transeúntes sonrientes-                                         ¡Era fácil!
Todos reían tras los cuellos alzados.                     Todos reían tras los cuellos alzados.
¡
¡Era libre!!
Y todos los signos de interrogación cantaron la existencia de Dios





TORMENTA


De pronto el caminante halla aquí el viejo
roble gigante, como un alce convertido en piedra
con su ancha copa ante fortaleza verde negra
del mar de septiembre.
Tormenta del norte. Es el tiempo cuando las serbas
Maduran. Despierto oye en la oscuridad
Las constelaciones estampadas
En lo más alto del roble





LOS RECUERDOS ME MIRAN
Una mañana de junio es muy temprano
Para despertar, pero tarde para dormir de nuevo.
Debo ir a la hierba que está llena
De recuerdos, que me siguen con la mirada.
No se ven, se mezclan completamente
Con el fondo, camaleones perfectos.
Tan cerca que los escucho respirar
A pesar que el canto de los pájaros es estridente.







                                                    ARCOS ROMANOS
                                En la grandiosa iglesia romana se aprietan los turistas
                               En la penumbra.
                               Cúpula abierta tras cúpula y sin panorámica.
                               Algunas llamas de cirios titilan.
                               Un ángel sin semblante me envolvió
                               Y me susurró a través de todo el cuerpo:
                             “No te avergüences de ser persona, ¡sé orgulloso!
                              Dentro de ti se abre cúpula tras cúpula infinitamente
                              Tú nunca estarás completo, y así es como debe ser.”
                              Yo estaba ciego de lágrimas
                              Y fui empujado a la soleada piazzan
                             Junto a Mr y Mrs Jones, Herr Tanaka y
                             Signora Sabatini
                         Y dentro de todos ellos se abrió cúpula tras cúpula infinitamente

MADRIGAL
Heredé un bosque sombrío donde rara vez voy. Mas llegará un día en que los muertos y los vivos cambien de lugar. Entonces, el bosque se pondrá en movimiento. No estamos sin esperanzas. Los crímenes más difíciles continúan sin aclarar a pesar de los esfuerzos de muchos policías. Del mismo modo, hay en nuestra vida un gran amor sin aclarar. Heredé un bosque sombrío pero hoy yo camino en otro bosque, el luminoso. ¡Todas las criaturas que cantan, serpentean, mueven la cola y se arrastran! Es primavera y el aire es muy fuerte. Tengo un diploma de la universidad del olvido y estoy tan vacío como la camisa que se seca en el cordel.






NOCTURNO
Por un pueblo conduzco de noche, las casas aparecen
En el resplandor de mis luces – ellos están despiertos, desean beber.
Casas, galpones, letreros, vehículos abandonados –es ahora
Se visten ellos mismos en vida. La gente duerme:
Algunos pueden dormir en paz, otros con semblantes tensos
Como si estuviesen estrenando para la eternidad
No osan soltarse completos a pesar que su sueños son pesados.
Descansan como barreras caídas cuando cruza el misterio.
Afuera del pueblo el camino se alarga entre los árboles del bosque
Y los árboles los árboles en silencio entre ellos
Tienen el color teatral que tiene el brillo del fuego
¡Qué claras son sus hojas! Me persiguen hasta mi hogar.
Me acuesto a dormir, veo imágenes desconocidas
Y signos suben solos detrás de las pupilas
En la oscuridad de la muralla. En la rendija entre en vela y el sueño
una gran carta intenta colarse en vano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario