lunes, 10 de octubre de 2011




 
El poeta sueco Tomas Tranströmer se ha mostrado "contento" y "emocionado" al conocer la noticia de que la Academia Sueca lo había galardonado con el Nobel de Literatura 2011.


                  Cansado de todos los que llegan con palabras, palabras, pero no lenguaje.
                  Parto hacia la isla cubierta de nieve.
                  Lo salvaje no tiene palabras.¡Las páginas no escritas se ensanchan en todas direcciones!
                  Me encuentro con huellas de pezuñas de corzo en la nieve.
                  Lenguaje, pero no palabras. 

  
      UN HOMBRE POLIFACÉTICO Y DE GRAN CULTURA

     El poeta sueco Tomas Tranströmer recibió el pasado jueves 6 de octubre el Premio Nobel de Literatura 2011, sucediendo al escritor peruano,  Mario Vargas Llosa, que lo recibió en la anterior edición. El Premio Nobel es un prestigioso premio literario dotado con 10 millones de coronas suecas, equivalentes a unos 1,1 millones de euros.    

     El sueco Tomas Tranströmer (Estocolmo, 1931)  tiene 80 años, quince libros publicados y es el poeta escandinavo vivo más relevante y con mayor proyección internacional. Su obra ha sido traducida a 50 idiomas.  Psicólogo, escritor, traductor, pianista y poeta, este polifacético hombre de cultura está considerado como uno de los poetas más sobresalientes de Suecia. Cuenta en su poder con varios premios previos al Nobel; el Bonnier de poesía, el premio internacional Neustadt de literatura, el Oevralids, el Petrach de Alemania, y el galardón sueco del Foro Internacional de la Poesía.

La Academia sueca explicó que lo eligió porque “a través de sus imágenes condensadas y translúcidas, nos aporta un fresco acceso a la realidad”.


  
       Un ejemplo de superación personal
   
     Tranströmer nació el 15 de abril de 1931 en Estocolmo y empezó a escribir poesía a los 13 años. Desde esa época hasta la fecha no ha dejado la literatura por más que haya recibido golpes tan fuertes como el de 1990, cuando sufrió una hemiplejía que le dejó sin habla y le paralizó el lado derecho de su cuerpo. Tranströmer  volvió a aprender a escribir con la mano izquierda, y ha seguido publicando libros con la ayuda de su esposa, Monika.
      Tranströmer es psicólogo de profesión y ejerció durante años su profesión en prisiones y hospitales. Es pianista amateur -toca el piano todos los días- y la música le ha ayudado en su rehabilitación  y como él mismo dice: . “Después de un día negro toco a Haydn y siento un humilde calor en las manos.

  
   POESÍA VANGUARDISTA BASADA EN LA VIDA COTIDIANA
    
     A su primer libro, 17 poemas (1954), le han seguido obras como Secretos en el camino (1958), Tañidos y huellas (1966), Visión nocturna (1970) o La plaza salvaje (1983), Gondola fúnebre (11996) o 29 Haikus y otros poemas, en 2003.  Siete de sus libros fueron traducidos al castellano, entre ellos, Deshielo a mediodía y El cielo a medio hacer, antología que recoge textos de trece de sus libros, desde mediados de los 50 hasta 2003. Para vivos y muertos  es otra de sus obras traducidas al español.
      Su poesía aunque se apoye en un lenguaje expresionista e incluso surrealista, se fija en aspectos sencillos de la vida cotidiana. Evoca detalles de la naturaleza con notable claridad de imágenes, muy plásticas. Además, los críticos destacan el aspecto místico o espiritual de su obra. De hecho,  la revista Publisher Weekly resume su estilo como "místico, versátil y triste" y el español Carlos Pardo, poeta que prologó El cielo a medio hacer, dijo que la poética de Tranströmer es “heredera de las vanguardias, de su capacidad imaginativa y libertad, pero también es una poesía muy directa”.
    En definitiva, el lenguaje elegante, metáfórico y sensorial de Tranströmer es un camino hacia la búsqueda de la esencia, un medio de entender el mundo explorando temas como el dolor, el amor, el tiempo, la muerte o la ausencia. Una poética que no pierde de vista las circunstancias cotidianas que quedan trascendidas por la belleza verbal y plástica de sus palabras.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada