jueves, 9 de diciembre de 2021

CANCIÓN DE NAVIDAD DE CHARLES DICKENS

Se acercan las Navidades y qué mejor forma de vivir estas fiestas que leyendo un buen cuento literario: Canción de Navidad de Charles Dickens, todo un clásico para disfrutar en estos días. Podrás leer el cuento completo pinchando en Canción de Navidad

 Si quieres acceder a una versión ilustrada del cuento pincha aquí. Podrás leer las primeras páginas de esta bella edición:

     
 Y si te apetece ver la película no te pierdas Cuento de Navidad.  A continuación, puedes ver el tráiler:
 

 

domingo, 5 de diciembre de 2021

DIARIO DE GREG 2

 Yo recomiendo diario de Greg.

Es una divertida novela ilustrada y tiene humor. Trata de un chico adolescente que  tiene que enfrentarse a diversas cosas a su amigo, a su hermano, hasta a sus padres. 

    

Libro 2.Resumen sin spoilers.

Mejor no preguntarle a Greg qué tal lo ha pasado durante las vacaciones de verano, porque no quiere ni oír hablar del asunto.                                                                                                                             

De hecho,  al empezar el nuevo curso Greg está deseando olvidar los tres últimos tres meses de su vida,  cierto acontecimiento …

Por desgracia para él, su hermano mayor Rodrick , lo sabe todo sobre este incidente qué él querría enterrar para siempre. Y es que todos los secretos acaban saliendo a la luz … sobre todo cuando hay un diario por medio.

Este libro es de Jeef Kinney.

Recomendación de Marco Moraleda López, 1º ESO E.

CLOROFILA DEL CIELO AZUL

                                                    

Miguel es un niño de diez años y tiene una hermana de cuatro años, Francisca. Su madre es la señora Rossi que tiene que irse veinte días y  por eso ellos tienen que irse a Milán a la casa de su tío Erasmo, que es un famoso profesor de Botánica.

Su tío no recuerda que tiene sobrinos, así que es la señora Cesárea la que cuida de ellos. La señora Cesárea es viuda y tiene una hija llamada Lorenza con la que los niños entablan una gran amistad.

Un día Miguel, Francisca y Lorenza entran en el laboratorio de su tío donde encuentran una luz verde que resulta ser un habitante de un planeta vegetal que está a punto de desaparecer. El padre de Clorofila le había confiado a su hija al científico para que intentara salvarle la vida.

¿LOGRARÁ EL TÍO ERASMO SALVARLE LA VIDA CLOROFILA?

¿QUÉ OCURRIRÁ CON EL PLANETA VEGETAL?

 

Recomendación de Cayetano Gutiérrez Casas, 1º de ESO D.

CRÓNICAS DE NARNIA: EL SOBRINO DEL MAGO

 

Las crónicas de Narnia es una saga compuesta por siete libros. El sobrino del mago es el sexto libro escrito pero el primero en orden cronológico. El escritor de esta saga fue C. S. Lewis, este nació en Belfast,  Reino Unido en 1898.

 Los protagonistas son Polly  Plummer  y Digory Kirke. La historia se desarrolla en Londres por el siglo XIX. Estos dos chicos se conocen y se hacen amigos, y un día se les ocurre meterse en el ático que recorría las casas donde vivían. Se equivocan de puerta y llegan a la casa de Digory, donde su tío engaña a Polly para ponerse un anillo y desaparecer.

El tío de Digory creía que el anillo podía transportar a la gente de mundo. Había unos anillos verdes y otros amarillos. El que Polly tocó fue el amarillo, este era el que transportaba a la gente, y el verde era el que traía a la gente devuelta. Al final los niños se las arreglan para volver a casa con la ayuda de Aslan el león.

Recomendación de Inés Román Martín, 1º ESO F.




WIGETTA- VIEGETTA Y BABYREX

                                    

      ¿Podrán estar Vegetta y Willyrex de nuevo con su edad correspondiente?

 

-         ¿Podrán llegar a la máquina del tiempo a tiempo?

 

-         ¿Podrán salir de una vez de las paradojas temporales? 

 

          “Disculpe… Yo querría…

            ¿Y por qué vistes igual que yo?- Preguntó el anciano Vegetta-. 

      ¿Se han puesto de moda otra vez los chalecos blancos? Vaya rollo”.

(página 38-39)

               

 

 Recomendación de Álvaro Verbo Martín, 1º ESO F.

 

 

LOS FUTBOLÍSIMOS. EL MISTERIO DE LOS ÁRBITROS DORMIDOS

 


Autor: Roberto Santiago    Ilustraciones: Enrique lorenzo   Editorial: sm

 Este es un libro que recomiendo mucho, no solo a los aventureros, sino a los que también o solo les gusta el fútbol. Este libro se ha hecho tan famoso que han sacado hasta trece libros de Los Futbolísimos, incluso tiene peli inspirada en este libro.

Este libro trata sobre chicos de nuestra edad con los problemas cotidianos que tiene la adolescencia a los que les encanta jugar al fútbol en el equipo de su colegio (Soto Alto), pero les ocurre siempre algo inesperado, e intentan resolver el misterio, siempre trabajando en equipo. A mí me ha encantado leerlo porque soy muy fan del misterio y de los libros que tienen una historia buena. Yo lo recomiendo mucho, y si además los protagonistas tienen la misma edad que yo, me hacen vivirlo como si fueses tú el protagonista

Aquí os dejo un fragmento del libro

“Quedan tres semanas para terminar la liga.

El momento clave de todo el año.

Habíamos tenido una temporada bastante mala.

No empezamos mal. Empatamos algunos partidos, incluso ganamos a los del Luis Otero.

Pero después de la mala racha de los penaltis, habíamos perdido todos los partidos.

Así que ahora nos íbamos a jugar el todo por el todo.

Podíamos conseguirlo.

No era tan difícil.

Con ganar uno de los tres partidos que quedaban, nos podíamos salvar, y así no bajaríamos a segunda, y la asociación de madres y padres de alumnos no disolvería el equipo”.

 

¿Podrán Los Futbolísimos salvarse de bajar a segunda y de que su equipo se disuelva?

Realizado por: Hugo Oliva Carranza, 1º D


DIARIO DE GREG

 

Voy a recomendar la obra Diario de Greg:

Es una colección de dieciséis libros que cuentan cada una de las aventuras graciosas que vive su protagonista Greg en su día a día.

Trata sobre un chico llamado Greg que vive en un barrio muy ajetreado. Vive con su padre Frank, con su madre Susan y con sus dos hermanos Manny y Rodrick. Más arriba de su calle vivía su inseparable amigo Rowley.

Vive aventuras en el instituto, en su calle, de vacaciones…

Tiene una vida muy ajetreada y divertida.

Le recomendaría esta saga de dieciséis libros y la saga Diario de Rowley de tres libros a cualquiera que le guste la comedia y las aventuras. Es para todas las edades pero yo recomendaría que se empezara a leer con más de nueve años.

Escrito por el escritor estadounidense Jeff Kinney.

          Recomendación de Gonzalo Rodríguez Galán, 1º de ESO D. 

jueves, 2 de diciembre de 2021

MARIO BENEDETTI

 


Mario Benedetti fue un escritor uruguayo nacido en 1920.  Desde muy joven ejerció diferentes oficios y no fue hasta 1948 cuando empieza a entrar en contacto con el mundo literario. Trabajó también como periodista en varios diarios. Escribió libros de poemas, cuentos, novelas, ensayos, críticas literarias...

Con Poemas de la oficina (1956) y la novela La tregua (1960) adquiere fama internacional. Posteriormente, abandona su país por razones políticas y no volverá hasta pasado doce años. Este tiempo reside en distintos países hasta establecerse en Montevideo y Madrid. Fue un escritor prolífico, que escribió mucho y su obra ha sido traducida a más de veinticinco lenguas.

El estilo poético de Benedetti se caracteriza por su coloquialidad y su cercanía con el lector, que se siente identificado con lo que expresan sus versos. Destaca el empleo de la hipérbole, la personificación y la dramatización. También hay en sus versos humor e ironía. Prefiere el uso del verso libre. Esta cotidianidad de su poesía tanto en la forma como en el contenido ha conectado con muchos lectores incluso con aquellos que no están acostumbrados a leer poesía. Es un poeta de los más leídos, traducidos y queridos.

Leamos algunos de sus poemas:

NO TE SALVES                                                              

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.





MIGUEL HERNÁNDEZ

                                 

      Miguel Hernández es una de las voces poéticas más destacadas del siglo XX. Nacido en Orihuela (Alicante) en 1901, pronto demostró una vocación especial por la poesía, un enorme interés por la lectura y una gran necesidad de transmitir sus sentimientos a través de la palabra. Los temas de su poesía (el amor, la muerte, la guerra, el dolor, la libertad...) están muy presentes en su vida, una vida difícil, de lucha e incertidumbres.

 De condición humilde, su padre era tratante de ganado y él escribió sus primeros poemas mientras cuidaba de las ovejas de su padre, por eso, se le llamó el poeta pastor. Posteriormente, decidió marchar a Madrid para seguir su vocación poética y allí comenzaría a publicar sus primeros libros de poesía. Durante la Guerra Civil, se comprometió políticamente con la causa de la República escribiendo obras de contenido social con un lenguaje claro y directo. Debido a sus ideas de izquierdas, fue encarcelado y en la cárcel compuso la mayor parte de su obra Cancionero y Romancero de ausencias. Murió con sólo 31 años de edad en la cárcel.

Viendo el siguiente documental conoceremos mejor la vida y obra de este gran poeta:

Miguel Hernández, poeta de la luz y del asombro

Vamos a escuchar a continuación algunos poemas muy conocidos de Miguel Hernández en versiones musicalizadas:







miércoles, 1 de diciembre de 2021

ANTONIO MACHADO

 

Antonio Machado es uno de los grandes de la poesía castellana. Perteneció a la Generación literaria del 98, destacando por la humanidad de sus versos y su capacidad para describir y sentir el paisaje castellano. 

     Nacido en Sevilla en 1875, se trasladaría con su familia a Madrid cuando tenía ocho años. Estudió en la Institución Libre de Enseñanza y en 1907 fue catedrático de francés a Soria. Allí conoció a la jovencísima Leonor Izquierdo con la que contraería matrimonio. Desgraciadamente, el matrimonio duró poco porque Leonor fallecería tres años después, dejando al poeta sumido en un profunda depresión.

            

 Antonio Machado y Leonor Izquierdo en la primera foto.
En la segunda fotografía, tenéis el olmo que inmortalizó Antonio Machado en su poema "A un olmo seco". Actualmente, el olmo se encuentra en Soria, a pocos metros del cementerio en el que está enterrada Leonor.  Machado al contemplar en este olmo destrozado unas pequeñas hojas verdes tuvo la esperanaza de que Leonor se recuperara de su enfermedad. Sus esperanzas no se cumplieron en la realidad, pues Leonor falleció poco después.          

 Para superar su duelo, Machado marchó a Baeza en donde pasaría una temporada triste de su vida. Posteriormente, se trasladó a Segovia y luego a Madrid, lugares en los que impartiría clases de francés en diferentes institutos. Con la Guerra Civil Española, Antonio Machado permaneció en Madrid hasta que decidió marchar al exilio con su madre a Francia. Consiguieron llegar al pueblecito francés de Colliure donde poco después fallecerían ambos en febrero de 1939.

Antonio Machado escribió un poema titulado "Retrato" en el que explica su propia trayectoria vital. En el siguiente vídeo podéis escuchar la versión musical de este poema en la voz de Joan Manuel Serrat, cantautor catalán que ha puesto música a los poemas del ilustre sevillano.  No os lo perdáis porque esta breve biografía de Antonio Machado se nos presenta con un marco excepcional: palabras, lugares y recuerdos que formaron parte del poeta y de su poesía:


La poesía de Antonio Machado comienza con un poemario titulado Soledades, que luego tendría una edición ampliada en Soledades, galerías y otros poemas (1907). Es una poesía intimista  “mirando hacia adentro”. Predomina en él un tono melancólico y doliente y los temas son el amor, el paso del tiempo, Dios, la soledad, la infancia perdida, los sueños… Es muy característico el empleo de símbolos: el camino, la fuente, el laberinto, el crepúsculo, la tarde, el otoño, etc. 
Otro poemario muy importante de Antonio Machado es la obra Campos de Castilla, libro en el que describe el paisaje castellano y muestra su tristeza y amor por esta tierra. En este poemario hay varios poemas dedicados a su esposa Leonor.

En su tercer libro poético Nuevas Canciones (1924), incluye una serie de  poemillas breves de tono filosófico. Joan Manuel Serrat ha convertido en canciones algunos de estos poemas en el disco que dedicó a Antonio Machado. A continuación tenéis uno de los poemas más conocidos, "Caminante no hay camino, se hace camino al andar":
     

Si quieres conocer más sobre Antonio Machado pincha aquí

viernes, 12 de noviembre de 2021

LOS TEXTOS PUBLICITARIOS

 


La publicidad es un discurso persuasivo que nos incita a través de imágenes y mensajes a la compra de determinados productos o servicios.

 Características de los textos publicitarios:

- Los códigos empleados en la publicidad son: icónicos (imágenes y colores), auditivos (música y sonido) y verbales (palabras).

- Los mensajes empleados son breves, atractivos y connotativos, siendo frecuente la utilización de figuras retóricas para  sorprender y deleitar al consumidor e incitarle a comprar ese producto.

                                

- El acierto de un anuncio reside en el eslogan o frase breve elegida que debe fijarse en la memoria del destinatario y hacerle apetecible el producto. Para ello se recurre a la rima y a figuras retóricas.

- En los mensajes publicitarios siempre se ponderan las cualidades positivas del producto.

- Los textos publicitarios son textos que combinan la argumentación (buscan persuadir de las ventajas del producto empleando razones positivas) y la descripción (se explican cómo son los productos, ensalzando sus cualidades). Algunos tipos de argumentos empleados en los textos publicitarios son: explicación de las ventajas de uso de un producto, personajes famosos que valoran positivamente el producto, trozos de vida (se desarrolla una historia extraída de la vida cotidiana), el objeto anunciado resuelve el problema suscitado...

Con los siguientes vídeos aprenderemos la características del lenguaje publicitario y  las técnicas que se emplean para llamar la atención de los consumidores:





En este vídeo, aprenderemos a crear un buen eslógan y repasaremos algunos muy conocidos:



Bueno, pues con todo es te material, ya sólo te queda a ti pasar a la práctica y realizar tu propio anuncio publicitario. ¿Te atreves?

Tu anuncio publicitario tiene que cumplir estos requisitos:
- Debes inventar tu propia marca para publicitar tu producto.
- El anuncio debe combinar imágenes y texto.
- Hay que incluir un eslógan que capte la atención de los lectores.
- También hay que utilizar alguna figura retórica en el texto (anáfora, paralelismo, comparación...)

Para los valientes que quieran dar un paso más, está la posibilidad de crear un anuncio publicitario audiovisual, grabando un breve vídeo del producto y empleando alguno de los argumentos que hemos estudiado (explicación de las ventajas de uso de un producto, personajes famosos que valoran positivamente el producto, trozos de vida codiana, el objeto anunciado resuelve el problema suscitado...) Este vídeo si está bien realizado tendría un punto extra en el cuaderno de escritura creativa.

¡Ánimo! También os puede ayudar para realizar vuestros anuncio publicitario, ver publicidad en la tele, así apreciaréis los recursos y técnicas empleados. Mientras tanto os dejo algunos anuncios inolvidables:


jueves, 11 de noviembre de 2021

LAS FIGURAS LITERARIAS

                                          

Pincha en actividades interactivas de figuras literarias para practicar. 

En las canciones es frecuente el empleo de figuras literarias: 





¿Sabrías decir qué recursos literarios encuentras en las siguientes canciones?  




sábado, 30 de octubre de 2021

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

                                       

Breve biografía: Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla en 1836. Pronto quedó huérfano, siendo acogido por su madrina, mujer culta y sensible en cuya biblioteca leería libros que forjarían su vocación literaria. Aunque en principio quiso ser pintor -como su padre y su hermano Valeriano- su verdadera vocación será la literatura. Con 18 años marcha a Madrid en donde trabaja como periodista colaborando en varias revistas literarias. Julia Espín y Elisa Guillén pudieron ser posibles musas de algunas de las Rimas del poeta. Se casó con Casta Esteban pero el matrimonio no fue feliz y se separaron.  En 1870 fallece Gustavo Adolfo Bécquer, tres meses después de su hermano Valeriano.


Obra literaria de Gustavo Adolfo Bécquer: La obra más conocida de Bécquer son las Rimas, poemas que compuso a lo largo de su vida y que fue publicando en diversos periódicos y revistas. Sus amigos las reunieron en una edición tras la muerte del poeta y fue entonces cuando Bécquer adquirió fama poética.  Son composiciones breves de tono intimista y natural, alejadas del tono exaltado del Romaticismo con preferencia por los versos breves y asonantados. Es una poesía posromántica, profunda, esencial y emotiva. Los temas de las Rimas son: la poesía, el amor ilusionado, el desengaño amoroso, la angustia y el dolor existencial.


También son destacables sus Leyendas, narraciones cortas escritas en prosa poética que tratan temas sobrenaturales y amorosos.

A continuación, tienes una selección de algunas de las Rimas de Bécquer. Si quieres leer toda la colección pincha en A media voz en donde aparecen siguiendo el orden de "El libro de los gorriones". También puedes escuchar los poemas de Bécquer en la página de amor y poesía

Selección de Rimas: 

                                            XI
  -Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión;
de ansia de goces mi alma está llena;
¿a mí me buscas? -No es a ti, no.
   
     -Mi frente es pálida; mis trenzas, de oro;
      puedo brindarte dichas sin fin;
      yo de ternura guardo un tesoro;
     ¿a mí me llamas? -No, no es a ti.

   -Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz;
soy incorpórea, soy intangible;
no puedo amarte. -¡Oh, ven; ven tú!

        
                                                                  XVII    
            Hoy la tierra y los cielos me sonríen;
hoy llega al fondo de mi alma el sol;
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...
       ¡Hoy creo en Dios!

                      XXI
¿Qué es poesía?
-dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? Y, ¿tú me lo preguntas?
Poesía...¡eres tú!


                    XXIII
Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso...¡yo no sé
qué te diera por un beso!


                      XXXVIII
 ¡Los suspiros son aire, y van al aire!
 ¡Las lágrimas son agua, y van al mar!
 Dime, mujer: cuando el amor se olvida, 
¿sabes tú adónde va?


                            LIII



viernes, 29 de octubre de 2021

LA RESUCITADA DE EMILIA PARDO BAZÁN


El 12 de mayo de 1921 fallecía en Madrid una de las grandes escritoras españolas del siglo XIX: doña Emilia Pardo Bazán. Nacida en La Coruña en 1851, fue una mujer polifacética, valiente y decidida para seguir su auténtica vocación: la literatura. Fue periodista, escritora, ensayista y pionera en la defensa de los derechos de la mujer. Su obra es inmensa y variada: novelas, cuentos, ensayos, artículos periodísticos, poesía, teatro, libros de viajes, libros de gastronomía... Todo le interesaba y con todo se atrevía. Viajó mucho y escribió obras de diferentes tendencias literarias: románticas, realistas, naturalistas, modernistas... 

A doña Emilia Pardo Bazán le gustaba mucho escribir cuentos literarios. Escribió muchos y de diferentes temáticas. Este año 2021  con motivo del centenario de su muerte, se ha realizado una recopilación de algunos de sus cuentos de temática sobrenatural con el título de "Antología de cuentos oscuros". A continuación, tenéis la portada del libro y la reseña del mismo:


"En las páginas de este libro de Emilia Pardo Bazán -una de las escritoras más prestigiosas de la literatura española-, aparecen conjuros, pócimas, ánimas en pena, amuletos y talismanes, vampiros, premoniciones, espectros, supersticiones de todo tipo que giran en torno al mundo de la magia y lo sobrenatural, y, en esencia, en torno al mundo de los muertos. Son 13 cuentos que bailan entre el misterio y el horror, con influencias que van de Edgar Allan Poe o E.T.A. Hoffmann a ancestrales tradiciones gallegas. Una excelente miscelánea de literatura gótica para leer de noche, cuando el mundo está en silencio". 

Hoy vamos a escuchar un cuento de Emilia Pardo Bazán, recogido en esta antología y que se titula "La resucitada". Atentos a la audición: 


Si quieres conocer más sobre esta escritora pincha en Vida y obra de Emilia Pardo Bazán

domingo, 24 de octubre de 2021

RECOMENDACIONES PARA EL DÍA DE TODOS LOS SANTOS


Empezamos con un vídeo explicativo sobre esta festividad:


Hoy os voy a recomendar un libro y una película relacionadas con estas fechas. Para aquellos que les gusten los personajes de miedo, tengo una propuesta que os va a encantar: Manual de terror de Paul van Loon con ilustraciones de Axel Scheffler. En este libro podrás conocer muchas cosas interesantes sobre vampiros, hombres lobos, fantasmas, zombis, brujas, monstruos y además descubrirás películas y libros de este género. El libro está genial y está ilustrado con dibujos muy chulos. Te dejo la portada y una de sus páginas para que te hagas una idea de lo que vas a encontrar:


Y de películas os recomiendo Coco, ambientada en Méjico en el día de los Muertos, la película es una bonita historia que nos enseña a perseguir nuestros sueños, valorar a nuestra familia y honrar a nuestros seres queridos que ya no están entre nosotros físicamente pero sí en nuestro recuerdo y en nuestro corazón. Es una película entrañable, divertida y muy recomendable para estas fechas. Os dejo el trailer. Que lo disfrutéis:



viernes, 22 de octubre de 2021

CUENTOS DE MIEDO: EL MONTE DE LAS ÁNIMAS

                                                      El monte de las ánimas

[Cuento - Texto completo.]

Gustavo Adolfo Bécquer

La noche de difuntos me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria.

Intenté dormir de nuevo; ¡imposible! Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca y al que no sirve tirarle de la rienda. Por pasar el rato me decidí a escribirla, como en efecto lo hice.

Yo la oí en el mismo lugar en que acaeció, y la he escrito volviendo algunas veces la cabeza con miedo cuando sentía crujir los cristales de mi balcón, estremecidos por el aire frío de la noche.

Sea de ello lo que quiera, ahí va, como el caballo de copas.

I

     -Atad los perros; haced la señal con las trompas para que se reúnan los cazadores, y demos la vuelta a la ciudad. La noche se acerca, es día de Todos los Santos y estamos en el Monte de las Ánimas.

-¡Tan pronto!

-A ser otro día, no dejara yo de concluir con ese rebaño de lobos que las nieves del Moncayo han arrojado de sus madrigueras; pero hoy es imposible. Dentro de poco sonará la oración en los Templarios, y las ánimas de los difuntos comenzarán a tañer su campana en la capilla del monte.

-¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme?

-No, hermosa prima; tú ignoras cuanto sucede en este país, porque aún no hace un año que has venido a él desde muy lejos. Refrena tu yegua, yo también pondré la mía al paso, y mientras dure el camino te contaré esa historia.

Los pajes se reunieron en alegres y bulliciosos grupos; los condes de Borges y de Alcudiel montaron en sus magníficos caballos, y todos juntos siguieron a sus hijos Beatriz y Alonso, que precedían la comitiva a bastante distancia.

Mientras duraba el camino, Alonso narró en estos términos la prometida historia:

-Ese monte que hoy llaman de las Ánimas, pertenecía a los Templarios, cuyo convento ves allí, a la margen del río. Los Templarios eran guerreros y religiosos a la vez. Conquistada Soria a los árabes, el rey los hizo venir de lejanas tierras para defender la ciudad por la parte del puente, haciendo en ello notable agravio a sus nobles de Castilla; que así hubieran solos sabido defenderla como solos la conquistaron.

Entre los caballeros de la nueva y poderosa Orden y los hidalgos de la ciudad fermentó por algunos años, y estalló al fin, un odio profundo. Los primeros tenían acotado ese monte, donde reservaban caza abundante para satisfacer sus necesidades y contribuir a sus placeres; los segundos determinaron organizar una gran batida en el coto, a pesar de las severas prohibiciones de los clérigos con espuelas, como llamaban a sus enemigos.

Cundió la voz del reto, y nada fue parte a detener a los unos en su manía de cazar y a los otros en su empeño de estorbarlo. La proyectada expedición se llevó a cabo. No se acordaron de ella las fieras; antes la tendrían presente tantas madres como arrastraron sendos lutos por sus hijos. Aquello no fue una cacería, fue una batalla espantosa: el monte quedó sembrado de cadáveres, los lobos a quienes se quiso exterminar tuvieron un sangriento festín. Por último, intervino la autoridad del rey: el monte, maldita ocasión de tantas desgracias, se declaró abandonado, y la capilla de los religiosos, situada en el mismo monte y en cuyo atrio se enterraron juntos amigos y enemigos, comenzó a arruinarse.

Desde entonces dicen que cuando llega la noche de difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria le llamamos el Monte de las Ánimas, y por eso he querido salir de él antes que cierre la noche.

La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporárseles los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria.

 

 

II

     Los servidores acababan de levantar los manteles; la alta chimenea gótica del palacio de los condes de Alcudiel despedía un vivo resplandor iluminando algunos grupos de damas y caballeros que alrededor de la lumbre conversaban familiarmente, y el viento azotaba los emplomados vidrios de las ojivas del salón.

Solas dos personas parecían ajenas a la conversación general: Beatriz y Alonso: Beatriz seguía con los ojos, absorta en un vago pensamiento, los caprichos de la llama. Alonso miraba el reflejo de la hoguera chispear en las azules pupilas de Beatriz.

Ambos guardaban hacía rato un profundo silencio.

Las dueñas referían, a propósito de la noche de difuntos, cuentos tenebrosos en que los espectros y los aparecidos representaban el principal papel; y las campanas de las iglesias de Soria doblaban a lo lejos con un tañido monótono y triste.

-Hermosa prima -exclamó al fin Alonso rompiendo el largo silencio en que se encontraban-; pronto vamos a separarnos tal vez para siempre; las áridas llanuras de Castilla, sus costumbres toscas y guerreras, sus hábitos sencillos y patriarcales sé que no te gustan; te he oído suspirar varias veces, acaso por algún galán de tu lejano señorío.

Beatriz hizo un gesto de fría indiferencia; todo un carácter de mujer se reveló en aquella desdeñosa contracción de sus delgados labios.

-Tal vez por la pompa de la corte francesa; donde hasta aquí has vivido -se apresuró a añadir el joven-. De un modo o de otro, presiento que no tardaré en perderte… Al separarnos, quisiera que llevases una memoria mía… ¿Te acuerdas cuando fuimos al templo a dar gracias a Dios por haberte devuelto la salud que viniste a buscar a esta tierra? El joyel que sujetaba la pluma de mi gorra cautivó tu atención. ¡Qué hermoso estaría sujetando un velo sobre tu oscura cabellera! Ya ha prendido el de una desposada; mi padre se lo regaló a la que me dio el ser, y ella lo llevó al altar… ¿Lo quieres?

-No sé en el tuyo -contestó la hermosa-, pero en mi país una prenda recibida compromete una voluntad. Sólo en un día de ceremonia debe aceptarse un presente de manos de un deudo… que aún puede ir a Roma sin volver con las manos vacías.

El acento helado con que Beatriz pronunció estas palabras turbó un momento al joven, que después de serenarse dijo con tristeza:

-Lo sé prima; pero hoy se celebran Todos los Santos, y el tuyo ante todos; hoy es día de ceremonias y presentes. ¿Quieres aceptar el mío?

Beatriz se mordió ligeramente los labios y extendió la mano para tomar la joya, sin añadir una palabra.

Los dos jóvenes volvieron a quedarse en silencio, y volviose a oír la cascada voz de las viejas que hablaban de brujas y de trasgos y el zumbido del aire que hacía crujir los vidrios de las ojivas, y el triste monótono doblar de las campanas.

Al cabo de algunos minutos, el interrumpido diálogo tornó a anudarse de este modo:

-Y antes de que concluya el día de Todos los Santos, en que así como el tuyo se celebra el mío, y puedes, sin atar tu voluntad, dejarme un recuerdo, ¿no lo harás? -dijo él clavando una mirada en la de su prima, que brilló como un relámpago, iluminada por un pensamiento diabólico.

-¿Por qué no? -exclamó ésta llevándose la mano al hombro derecho como para buscar alguna cosa entre las pliegues de su ancha manga de terciopelo bordado de oro… Después, con una infantil expresión de sentimiento, añadió:

-¿Te acuerdas de la banda azul que llevé hoy a la cacería, y que por no sé qué emblema de su color me dijiste que era la divisa de tu alma?

-Sí.

-Pues… ¡se ha perdido! Se ha perdido, y pensaba dejártela como un recuerdo.

-¡Se ha perdido!, ¿y dónde? -preguntó Alonso incorporándose de su asiento y con una indescriptible expresión de temor y esperanza.

-No sé…. en el monte acaso.

-¡En el Monte de las Ánimas -murmuró palideciendo y dejándose caer sobre el sitial-; en el Monte de las Ánimas!

Luego prosiguió con voz entrecortada y sorda:

-Tú lo sabes, porque lo habrás oído mil veces; en la ciudad, en toda Castilla, me llaman el rey de los cazadores. No habiendo aún podido probar mis fuerzas en los combates, como mis ascendentes, he llevado a esta diversión, imagen de la guerra, todos los bríos de mi juventud, todo el ardor, hereditario en mi raza. La alfombra que pisan tus pies son despojos de fieras que he muerto por mi mano. Yo conozco sus guaridas y sus costumbres; y he combatido con ellas de día y de noche, a pie y a caballo, solo y en batida, y nadie dirá que me ha visto huir del peligro en ninguna ocasión. Otra noche volaría por esa banda, y volaría gozoso como a una fiesta; y, sin embargo, esta noche… esta noche. ¿A qué ocultártelo?, tengo miedo. ¿Oyes? Las campanas doblan, la oración ha sonado en San Juan del Duero, las ánimas del monte comenzarán ahora a levantar sus amarillentos cráneos de entre las malezas que cubren sus fosas… ¡las ánimas!, cuya sola vista puede helar de horror la sangre del más valiente, tornar sus cabellos blancos o arrebatarle en el torbellino de su fantástica carrera como una hoja que arrastra el viento sin que se sepa adónde.

Mientras el joven hablaba, una sonrisa imperceptible se dibujó en los labios de Beatriz, que cuando hubo concluido exclamó con un tono indiferente y mientras atizaba el fuego del hogar, donde saltaba y crujía la leña, arrojando chispas de mil colores:

-¡Oh! Eso de ningún modo. ¡Qué locura! ¡Ir ahora al monte por semejante friolera! ¡Una noche tan oscura, noche de difuntos, y cuajado el camino de lobos!

Al decir esta última frase, la recargó de un modo tan especial, que Alonso no pudo menos de comprender toda su amarga ironía, movido como por un resorte se puso de pie, se pasó la mano por la frente, como para arrancarse el miedo que estaba en su cabeza y no en su corazón, y con voz firme exclamó, dirigiéndose a la hermosa, que estaba aún inclinada sobre el hogar entreteniéndose en revolver el fuego:

-Adiós Beatriz, adiós… Hasta pronto.

-¡Alonso! ¡Alonso! -dijo ésta, volviéndose con rapidez; pero cuando quiso o aparentó querer detenerle, el joven había desaparecido.

A los pocos minutos se oyó el rumor de un caballo que se alejaba al galope. La hermosa, con una radiante expresión de orgullo satisfecho que coloreó sus mejillas, prestó atento oído a aquel rumor que se debilitaba, que se perdía, que se desvaneció por último.

Las viejas, en tanto, continuaban en sus cuentos de ánimas aparecidas; el aire zumbaba en los vidrios del balcón y las campanas de la ciudad doblaban a lo lejos.

III

     Había pasado una hora, dos, tres; la media noche estaba a punto de sonar, y Beatriz se retiró a su oratorio. Alonso no volvía, no volvía, cuando en menos de una hora pudiera haberlo hecho.

-¡Habrá tenido miedo! -exclamó la joven cerrando su libro de oraciones y encaminándose a su lecho, después de haber intentado inútilmente murmurar algunos de los rezos que la iglesia consagra en el día de difuntos a los que ya no existen.

Después de haber apagado la lámpara y cruzado las dobles cortinas de seda, se durmió; se durmió con un sueño inquieto, ligero, nervioso.

Las doce sonaron en el reloj del Postigo. Beatriz oyó entre sueños las vibraciones de la campana, lentas, sordas, tristísimas, y entreabrió los ojos. Creía haber oído a par de ellas pronunciar su nombre; pero lejos, muy lejos, y por una voz ahogada y doliente. El viento gemía en los vidrios de la ventana.

-Será el viento -dijo; y poniéndose la mano sobre el corazón, procuró tranquilizarse. Pero su corazón latía cada vez con más violencia. Las puertas de alerce del oratorio habían crujido sobre sus goznes, con un chirrido agudo prolongado y estridente.

Primero unas y luego las otras más cercanas, todas las puertas que daban paso a su habitación iban sonando por su orden, éstas con un ruido sordo y grave, aquéllas con un lamento largo y crispador. Después silencio, un silencio lleno de rumores extraños, el silencio de la media noche, con un murmullo monótono de agua distante; lejanos ladridos de perros, voces confusas, palabras ininteligibles; ecos de pasos que van y vienen, crujir de ropas que se arrastran, suspiros que se ahogan, respiraciones fatigosas que casi se sienten, estremecimientos involuntarios que anuncian la presencia de algo que no se ve y cuya aproximación se nota no obstante en la oscuridad.

Beatriz, inmóvil, temblorosa, adelantó la cabeza fuera de las cortinillas y escuchó un momento. Oía mil ruidos diversos; se pasaba la mano por la frente, tornaba a escuchar: nada, silencio.

Veía, con esa fosforescencia de la pupila en las crisis nerviosas, como bultos que se movían en todas direcciones; y cuando dilatándolas las fijaba en un punto, nada, oscuridad, las sombras impenetrables.

-¡Bah! -exclamó, volviendo a recostar su hermosa cabeza sobre la almohada de raso azul del lecho-; ¿soy yo tan miedosa como esas pobres gentes, cuyo corazón palpita de terror bajo una armadura, al oír una conseja de aparecidos?

Y cerrando los ojos intentó dormir…; pero en vano había hecho un esfuerzo sobre sí misma. Pronto volvió a incorporarse más pálida, más inquieta, más aterrada. Ya no era una ilusión: las colgaduras de brocado de la puerta habían rozado al separarse, y unas pisadas lentas sonaban sobre la alfombra; el rumor de aquellas pisadas era sordo, casi imperceptible, pero continuado, y a su compás se oía crujir una cosa como madera o hueso. Y se acercaban, se acercaban, y se movió el reclinatorio que estaba a la orilla de su lecho. Beatriz lanzó un grito agudo, y arrebujándose en la ropa que la cubría, escondió la cabeza y contuvo el aliento.

El aire azotaba los vidrios del balcón; el agua de la fuente lejana caía y caía con un rumor eterno y monótono; los ladridos de los perros se dilataban en las ráfagas del aire, y las campanas de la ciudad de Soria, unas cerca, otras distantes, doblan tristemente por las ánimas de los difuntos.

Así pasó una hora, dos, la noche, un siglo, porque la noche aquella pareció eterna a Beatriz. Al fin despuntó la aurora: vuelta de su temor, entreabrió los ojos a los primeros rayos de la luz. Después de una noche de insomnio y de terrores, ¡es tan hermosa la luz clara y blanca del día! Separó las cortinas de seda del lecho, y ya se disponía a reírse de sus temores pasados, cuando de repente un sudor frío cubrió su cuerpo, sus ojos se desencajaron y una palidez mortal descoloró sus mejillas: sobre el reclinatorio había visto sangrienta y desgarrada la banda azul que perdiera en el monte, la banda azul que fue a buscar Alonso.

Cuando sus servidores llegaron despavoridos a noticiarle la muerte del primogénito de Alcudiel, que a la mañana había aparecido devorado por los lobos entre las malezas del Monte de las Ánimas, la encontraron inmóvil, crispada, asida con ambas manos a una de las columnas de ébano del lecho, desencajados los ojos, entreabierta la boca; blancos los labios, rígidos los miembros, muerta; ¡muerta de horror!

IV

     Dicen que después de acaecido este suceso, un cazador extraviado que pasó la noche de difuntos sin poder salir del Monte de las Ánimas, y que al otro día, antes de morir, pudo contar lo que viera, refirió cosas horribles. Entre otras, asegura que vio a los esqueletos de los antiguos templarios y de los nobles de Soria enterrados en el atrio de la capilla levantarse al punto de la oración con un estrépito horrible, y, caballeros sobre osamentas de corceles, perseguir como a una fiera a una mujer hermosa, pálida y desmelenada, que con los pies desnudos y sangrientos, y arrojando gritos de horror, daba vueltas alrededor de la tumba de Alonso.

                                                                              FIN

Fuente del cuento: Biblioteca digital Ciudad Seva.