sábado, 30 de octubre de 2021

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

                                       

Breve biografía: Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla en 1836. Pronto quedó huérfano, siendo acogido por su madrina, mujer culta y sensible en cuya biblioteca leería libros que forjarían su vocación literaria. Aunque en principio quiso ser pintor -como su padre y su hermano Valeriano- su verdadera vocación será la literatura. Con 18 años marcha a Madrid en donde trabaja como periodista colaborando en varias revistas literarias. Julia Espín y Elisa Guillén pudieron ser posibles musas de algunas de las Rimas del poeta. Se casó con Casta Esteban pero el matrimonio no fue feliz y se separaron.  En 1870 fallece Gustavo Adolfo Bécquer, tres meses después de su hermano Valeriano.


Obra literaria de Gustavo Adolfo Bécquer: La obra más conocida de Bécquer son las Rimas, poemas que compuso a lo largo de su vida y que fue publicando en diversos periódicos y revistas. Sus amigos las reunieron en una edición tras la muerte del poeta y fue entonces cuando Bécquer adquirió fama poética.  Son composiciones breves de tono intimista y natural, alejadas del tono exaltado del Romaticismo con preferencia por los versos breves y asonantados. Es una poesía posromántica, profunda, esencial y emotiva. Los temas de las Rimas son: la poesía, el amor ilusionado, el desengaño amoroso, la angustia y el dolor existencial.


También son destacables sus Leyendas, narraciones cortas escritas en prosa poética que tratan temas sobrenaturales y amorosos.

A continuación, tienes una selección de algunas de las Rimas de Bécquer. Si quieres leer toda la colección pincha en A media voz en donde aparecen siguiendo el orden de "El libro de los gorriones". También puedes escuchar los poemas de Bécquer en la página de amor y poesía

Selección de Rimas: 

                                            XI
  -Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión;
de ansia de goces mi alma está llena;
¿a mí me buscas? -No es a ti, no.
   
     -Mi frente es pálida; mis trenzas, de oro;
      puedo brindarte dichas sin fin;
      yo de ternura guardo un tesoro;
     ¿a mí me llamas? -No, no es a ti.

   -Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz;
soy incorpórea, soy intangible;
no puedo amarte. -¡Oh, ven; ven tú!

        
                                                                  XVII    
            Hoy la tierra y los cielos me sonríen;
hoy llega al fondo de mi alma el sol;
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...
       ¡Hoy creo en Dios!

                      XXI
¿Qué es poesía?
-dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? Y, ¿tú me lo preguntas?
Poesía...¡eres tú!


                    XXIII
Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso...¡yo no sé
qué te diera por un beso!


                      XXXVIII
 ¡Los suspiros son aire, y van al aire!
 ¡Las lágrimas son agua, y van al mar!
 Dime, mujer: cuando el amor se olvida, 
¿sabes tú adónde va?


                            LIII



No hay comentarios:

Publicar un comentario