domingo, 22 de mayo de 2011

LLEGO CON TRES HERIDAS: LA DEL AMOR, LA DE LA MUERTE, LA DE LA VIDA.

A continuación, tenéis los versos de algunos poemas de Miguel Hernández. ¿Sabríais decir con qué herida se relaciona cada uno de ellos (amor, muerte o vida) y a quién dedicó estos poemas? Una pista, los versos destacados en el mismo color pertenecen al mismo poema.
     Luego, relacionad los versos con la composición a la que pertenece:

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,  
no perdono a la tierra ni a la nada.                                                

He poblado tu vientre de amor y sementera
he prolongado el eco de sangre a que respondo                            ELEGÍA A RAMÓN SIJÉ
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Tus cartas son un vino
que me trastorno y son                                                              
el único alimento
para mi corazón.


Desde que tú eres muerto no alientan las mañanas,
al fuego arrebatado de tus ojos solares                                         NANAS DE LA CEBOLLA
precipitado octubre contra nuestras ventanas,
diste paso al otoño y anocheció los mares.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,                                   
compañero del alma, compañero.

Aunque bajo la tierra,
mi amante cuerpo esté                                                                 A MI GRAN JOSEFINA ADORADA
escríbeme, paloma,
que yo te escribiré.

Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores                                                                 CANCIÓN DEL ESPOSO SOLDADO
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi  amor.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos                             A MI  HIJO
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.


     Os dejo aquí unas ayuditas:
 

1 comentario:

  1. Nunca puede haber comentarios a lo que Miguel escribió por la vida.

    ResponderEliminar