lunes, 6 de febrero de 2012

JUANA DE AMÉRICA

                                       

REBELDE

Caronte: yo seré un escándalo en tu barca.
Mientras las otras sombras recen, giman o lloren,
y bajo tus miradas de siniestro patriarca
las tímidas y tristes, en bajo acento, oren,

Yo iré como una alondra cantando por el río
y llevaré a tu barca mi perfume salvaje,
e irradiaré en las ondas del arroyo sombrío
como una azul linterna que alumbrara en el viaje.

Por más que tú no quieras, por más guiños siniestros
que me hagan tus dos ojos, en el terror maestros,
Caronte, yo en tu barca seré como un escándalo.

Y extenuada de sombra, de valor y de frío,
cuando quieras dejarme a la orilla del río
me bajarán tus brazos cual conquista de vándalo.

                       Las lenguas de diamante (1919)

     Juana Fernández Morales nació en Melo (Uruguay) en 1892. Hija de padre español y madre uruguaya, su infancia transcurrió felizmente en su pueblo natal. A los veinte años, Juana se casa con el capitán Lucas Ibarbourou, del cual adoptaría el apellido con el que firmaría sus obras. Al año siguiente nacerá el único hijo de la pareja, Julio César. El matrimonio, acabará asentándose en Montevideo en 1918 y poco después aparecerá el primer libro de Juana, Las lenguas de diamante (1919), libro modernista, juvenil, de vitalismo pagano y éxito  inmediato. Le seguirán otros poemarios modernistas como El cántaro fresco (1920) y Raíz salvaje (1922), obras con abundancia de imágenes sensoriales y cromáticas, alusiones bíblicas y mitológicas... En Raíz salvaje aparecen elementos de la vida cotidiana (el plumero, el tranvía, el agua corriente...) trascendidos e integrados en un lenguaje poético.La temática de estos libros tiende a la exaltación sentimental de la entrega amorosa, de la maternidad, de la belleza física y de la naturaleza. 
    En 1929 recibe el título de "Juana de América". Fue una poetisa muy premiada en su tiempo, distinguida con un sillón de honor en la Academia Nacional de Letras y con gran aclamo popular.


      Su incursión en las vanguardias se produce con La rosa de los vientos (1930), obra en la que  se adentra en el vanguardismo, con imágenes oníricas. La muerte primero de su marido y luego de su madre, las dificultades económicas que tuvo que atravesar influyeron en su poesía: del paganismo y sensualidad de los primeros libros pasará a un tono triste y melancólico, como se aprecia en su libro Perdida (1950). Como ella misma decía: "Me enfrento a ti, oh vida sin espigas,/desde la casa de mi soledad". A pesar de todo, seguirá escribiendo poesía: Azor, Romances del destino, Oro y tormenta, La pasajera... y continuará recibiendo numerosos homenajes como el Gran Premio Nacional de Literatura (1959). Muere en 1979.

      Fue una mujer de gran belleza y elegancia, culta y apasionada. Consiguió un gran éxito literario antes de los treinta años y su obra cautivó a poetas como Juan Ramón Jiménez y Miguel de Unamuno. Su vitalismo poético, modernista y sensual no dejó indiferente al público ni a la crítica. Para acceder a una selección de sus poemas más significativos pinchad en Poemas de Juana de Ibarbourou. Espero que os gusten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario