miércoles, 23 de abril de 2014

¡FELIZ DÍA DEL LIBRO 2014!

Hoy 23 de abril del 2014, como todos los años, celebramos el Día del Libro, un día muy especial para todos los que disfrutamos con la lectura. En nuestro instituto "Consaburum" hemos querido rendir un sincero homenaje a nuestros compañeros de viaje, los libros, organizando una gymkana literaria en la que los alumnos han tenido que descubrir varios enigmas literarios: descubre el misterio, se ha perdido un libro, en busca del personaje....  Además, ¡cómo no! no podían faltar libros y rosas, frases célebres relacionadas con los libros y por supuesto, nuestro recuerdo a ese gran genio de las letras, el inolvidable contador de historias Gabriel García Márquez. Os dejo algunas fotos relacionadas con el Día del Libro en nuestro instituto:

     
 Gymkana literaria de segundo ciclo                         Homenaje a Gabriel García Márquez


                                       Homenaje al Libro                                         Mi compañera de Departamento, Beatriz, 
                                                                            que ha pensado y organizado  las 
                                                                            actividades para el Día del Libro      



                              



                                    Gymkana literaria para el Primer Ciclo
                                  
                        
                                  Alumnos de 1º y 2º de ESO participando en la 
                                                   Gymkana literaria.

Bueno, espero que os haya gustado las fotos y las actividades que hemos realizado este año para conmemorar el Día del Libro. También como regalo para este día he seleccionado algunos textos relacionados con los libros, las lecturas y el enriquecimiento y el placer que aportan en nuestra vida:

Elogio de la lectura, Discurso de recepción del Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa.
"Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia). Es la cosa más importante que me ha pasado en la vida. Casi setenta años después recuerdo con nitidez cómo esa magia, traducir las palabras de los libros en imágenes, enriqueció mi vida, rompiendo las barreras del tiempo y del espacio y permitiéndome viajar con el capitán Nemo veinte mil leguas de viaje submarino, luchar junto a d’Artagnan, Athos, Portos y Aramís contra las intrigas que amenazan a la Reina en los tiempos del sinuoso Richelieu, o arrastrarme por las entrañas de París, convertido en Jean Valjean, con el cuerpo inerte de Marius a cuestas.
La lectura convertía el sueño en vida y la vida en sueño y ponía al alcance del pedacito de hombre que era yo el universo de la literatura (…)
Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría. Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida (…)
Lo quieran o no, lo sepan o no, los fabuladores, al inventar historias, propagan la insatisfacción, mostrando que el mundo está mal hecho, que la vida de la fantasía es más rica que la de la rutina cotidiana. Esa comprobación, si echa raíces en la sensibilidad y la conciencia, vuelve a los ciudadanos más difíciles de manipular, de aceptar las mentiras de quienes quisieran hacerles creer que, entre barrotes, inquisidores y carceleros viven más seguros y mejor.

La buena literatura tiende puentes entre gentes distintas y, haciéndonos gozar, sufrir o sorprendernos, nos une por debajo de las lenguas, creencias, usos, costumbres y prejuicios que nos separan (…)

Un mundo sin literatura sería un mundo sin deseos ni ideales ni desacatos, un mundo de autómatas privados de lo que hace que el ser humano sea de veras humano: la capacidad de salir de sí mismo y mudarse en otro, en otros, modelados con la arcilla de nuestros sueños".


Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo. Medio Pan y un libro. Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.


"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social (…)

Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida (…)

Jorge Luis Borges  

“Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mi se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros”.
"La lectura debe ser considerada no como una carga, sino como una fuente de felicidad".

 


Jorge Eslava
En la escuela se nos dice y repite que leamos por nuestro bien; que el contacto de nuestros ojos con los trazos misteriosos en el papel -el lienzo, la pantalla o el escenario, según sea el caso- nos provee de información, amplía nuestro vocabulario y nos dota de una cultura necesaria para el medio social. Esas consejas, sin duda, son bienhechoras y serían cabalmente acertadas si nuestros profesores agregaran a sus exhortaciones: la lectura ofrece, por sobre todo, una forma intensa de disfrute.

Almudena Grandes


Yo he aprendido muchas más cosas en los libros que en la vida, y he sido feliz, y desgraciada, y me he reído, y he llorado, y me he asustado, y me he emocionado, y me he enamorado, y me he desenamorado muchas más veces, porque los libros viven, laten, palpitan con su propio corazón. La literatura es el telar donde Penélope teje cada día con los hilos de la vida humana el sudario que desteje cada noche para empezar otra vez, apenas sale el sol, desde hace miles de años.

Cuando descubrí la extraordinaria capacidad de la literatura para multiplicar y enriquecer mi vida, la prodigiosa generosidad con la que desplegaba ante mis ojos una infinidad de aventuras, de lugares, de identidades múltiples que sin embargo eran capaces de superponerse sin conflicto alguno a mi propia identidad, para coexistir con el tiempo y el espacio de mi vida verdadera, me enganché a los libros como otros se enganchan al ejercicio físico, al alcohol, a la velocidad o a la música. Y si alguna vez, aquel fervor se identificó con la necesidad de autoafirmación de todos los adolescentes, pronto empezó a confundirse con el puro instinto de supervivencia de los adultos.

Laura Gallego



"Para mí la lectura ha supuesto la puerta a cientos de mundos fantásticos, a miles de historias maravillosas y de personajes inolvidables, y tengo la sensación de que, sin libros, mi vida se volvería claustrofóbicamente pequeña. Y no porque lo sea realmente, sino porque, gracias a la lectura, estoy acostumbrada a que sea muchísimo más grande. Podemos viajar, ciertamente, y conocer otros lugares, otras gentes. Pero a través de la lectura es posible viajar mucho más, y de una manera totalmente diferente, más apasionante, más rica. Y viajar no sólo en el espacio, sino también en el tiempo: al pasado y al futuro. Y no únicamente en nuestra propia realidad, sino en muchas más: a otros mundos, utopías o distopías. Una vez que se posee la llave de las palabras, una vez que se aprende a leer, ya no hay límites ni fronteras. ¿Por qué permanecer encerrado en una habitación cuando puedes explorar un palacio con un número infinito de estancias?"

Fernando Savater

"Cuando se lee se multiplica el alma. Privarse de ello es como mutilarse” (…), “la vida es muy corta, se va cerrando sobre nosotros como las habitaciones en las películas de terror. Hay que multiplicar el alma para no quedarse encerrado por la vida”  

¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!
¡FELICES LECTURAS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada